top of page

Entrevista a Ramiro del Real


Hola chingones, entrevistamos al chingón de Ramiro del Real, guitarrista, compositor y productor musical. Actualmente es músico de apoyo en Café Tacvba en la gira “Niu Güeis”, gira “30 años” y “Unplugged de MTV”. Y compositor de música original para series y películas.







¿Qué haces y por qué lo haces?

RDR: Lo que hago es porque soy músico. Decidí ser músico porque vengo de una familia de músicos, mi papá era trompetista, músico de una orquesta, tocaba y de eso vivía, de eso crecimos y de eso comimos. La música me llevó a hacer lo que hago hoy, que son muchas cosas dentro de muchas áreas distintas. Actualmente estoy haciendo unas películas, cosas para series de tele, mucha publicidad también que es en donde arranqué hace ya varias décadas. Y a la vez siempre he estado combinándolo con tocar en vivo, que me gusta y me alimenta mucho como músico. Me gusta mucho trabajar en el estudio, son dos formas musicales de expresarse, son dos maneras de disfrutar la música distinta: el proceso de crear y estar trabajando en estudio, y otra estar tocando en el escenario. Hay gente que le satisface y qué se queda en el estudio y que es todo para ellos. A mí la verdad es que me encanta también estar parado en el escenario, tocar ese momento y ejecutar en vivo con toda la emoción y el factor y reto de hacerlo bien o hacerlo mal. Tengo la suerte de vivir de eso.


Tienes que tomártelo en serio, porque la parte divertida siempre va a estar, pero si te quedas ahí no lo puedes llevar a largo plazo ni lo puedes hacer una forma de vida, y ese es el reto, ese es el reto que creo que tuve que visualizar desde el principio si quería permanecer en la música.


Para ti, ¿qué significa ser chingón?

RDR: Ser chingón es comprometerte con lo que vas a hacer. Ya desde ahí ya estas encaminado bien para llegar a ser chingón, ósea, el ponerte esa palabra. Tienes que tomártelo en serio, creo que para llegar a ser chingón tienes que tomártelo en serio, comprometerte, no andarte por las ramas. Ósea, a pesar de que lo que yo hago es un trabajo que es de estos que dices “No es trabajo”, decidí hacer algo que, cuando te gusta, no lo ves como un trabajo. Tienes que tomártelo en serio, porque la parte divertida siempre va a estar, pero si te quedas ahí no lo puedes llevar a largo plazo ni lo puedes hacer una forma de vida, y ese es el reto, ese es el reto que creo que tuve que visualizar desde el principio si quería permanecer en la música.


Y bueno, al día de hoy, ahí voy, y esa es una gran satisfacción. Prepararse, tomártelo en serio, saber aprovechar y ver las oportunidades. Es ser comprometido, ser puntual, tener entendimiento y saber crear lazos con la gente con la que trabajas. Muchas veces en el trabajo todos nos vamos a encontrar gente con la que no somos afines, porque todos nos expresamos distintos podemos tener personalidades con la que te encuentres con alguien nuevo con el que de repente tienes que convivir y tienes que sacar un proyecto rápido. Quizá no haces click instantáneo con esa persona, pero hay que saber dar lectura a dónde estás, saber ser abierto, saber escuchar. Es un reto y es un ejercicio mental no nada más el trabajo que tiene que hacer, no nada más de la composición, sino de las relaciones humanas que te tiene aquí. Creo que eso es la parte que ha hecho chingón mi trabajo, saber entender con quién voy a trabajar y saber ser equipo con esa persona.


¿Qué te inspira?

RDR:Podría responderlo a dos niveles: qué me inspira musicalmente, y qué me inspira en general como para seguir con esto.

A veces esa inspiración tiene que ser un acto consciente de estar fresco en abrir el espectro de lo que escucho musicalmente para tener buenas referencias. Y eso me hace descubrir cosas que me gustan, que ya se convierten en música qué escucho en mis playlists. Mis hijas ahora me están enseñando mucha música, tengo una hija de 11 años y otra de 8, y la verdad es que con ellas he descubierto muchísima música.

Entonces, es chistoso pero ellas se convierten en una inspiración mía a nivel musical y del otro lado de la inspiración que decía, la inspiración familiar, el entorno en el que vivo. También es una casa donde ellas han entendido y asimilado la música y el gusto por ella, se la pasan oyendo música, ya llenan las plataformas de música que tenemos de playlists, los oímos todas las mañanas camino a la escuela. Entonces hoy la inspiración que tengo para trabajar es esta amalgama que se hace de la música que realmente me gusta y que vengo oyendo de toda la vida, la música nueva que voy descubriendo y la música nueva que ellas me van enseñando. Entonces creo que la inspiración tiene que tener algo de dinámica también, de mucha búsqueda, sería la palabra. No concluyo y no me caso ni me quedo con algo, entonces siempre estoy como en una búsqueda de encontrar algo nuevo para el oído, las herramientas que uso también de repente te proponen cosas nuevas, y ahí encuentro la inspiración básicamente.


¿Cuándo decidiste ser músico?

RDR:Yo creo que lo tuve claro desde niño, yo creo que desde muy muy muy niño. Ósea, yo me acuerdo así de menos de 10 años, mi papá era trompetista, tocaba instrumentos de viento, y yo ya me sabía la escala mayor en la trompeta. Ósea, todos en mi casa ya nos sabíamos las posiciones, siempre nos procuro tener un teclado electrónico, en cuanto pudo nos compró un piano, si su grupo dejaba un instrumento se lo traía a la casa, teníamos batería. Entonces, todo el tiempo, al igual que mis juguetes, al igual que la bicicleta y esto, era como parte de la diversión y del entretenimiento de la casa estar tocando un instrumento. Creo que mis hermanos y yo pasamos por intentar todos esos instrumentos que llegaron. No sé porqué, pero siempre me gustó la guitarra, ósea la guitarra me llamó la atención. Veía los modelos de guitarras eléctricas que me gustaban y no paro de verlas, es algo que tenemos los músicos y que tenemos todos, pero los guitarristas tenemos un tema muy clavado con el instrumento, con el objeto, entonces sí me acuerdo que empecé yo a tomar mis primeras clases de guitarra, yo creo que en sexto de primara, primero de secundaria, y fue el momento en el que hice click, que dije “Yo quiero estar tocando estos instrumentos”, creo que se podría ser el momento en en que ya me definí. Ya sabía que iba, no a dedicarme profesionalmente, pero que ya sabía en ese momento que iba a dedicarme a la música, ósea sí iba a tocar música el resto de mi vida, y en ese momento, a esa altura, 12 años aproximadamente, ya había dicho “Voy a ser guitarrista”.

Y yo creo que también él ser, en general con la gente, ser lo más transparente posible me ha ayudado. Tratar de no tener máscaras o querer portar un personaje para quedar bien con alguien o para yo lograr tomar ventaja de alguien, nuca ha sido así, y el ser como soy de repente me ha traído problemas en algunas etapas de mi vida, pero tuvo que ser como tuvo que ser, ya pasó. Pero sí, yo creo que sería la transparencia, el compromiso y la disciplina, que es lo que también de repente yo admiro de las demás personas, que haya gente comprometida con lo que hace, que sea disciplinada y que tenga esa visión como de túnel, de “Es eso lo que quiero, voy para allá y lo voy a hacer a mis posibilidades pero de la mejor manera posible”.


Entra en contacto con Ramiro del Real en: Instagram




16 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page